Ingredientes a considerar si tiene una piel sensible

La piel sensible puede suponer un inconveniente en cualquier rutina de belleza. Probar productos nuevos puede acabar siendo una pesadilla, porque nunca se sabe qué puede causar un problema grave.

Pero tener una piel sensible no significa que no puede lucir un aspecto saludable. Sencillamente debemos saber qué ingredientes son potencialmente peligrosos. Presentamos una lista de ingredientes que conviene evitar sí o sí.

  1. Conservantes

Los conservantes son necesarios para que los productos se mantengan frescos y estables. Algunos conservantes, como los parabenos, pueden provocar una reacción alérgica en algunas personas. Los parabenos pueden causar irritación en aquellas personas que ya tienes problemas cutáneos como eccema, soriasis y dermatitis de contacto. Otro conservante que hay que buscar en los cosméticos y productos para la piel es la metilisotiazolinona, que es un alérgeno muy peligroso según la base de datos de Environmental Working Group’s Skin Deep.

  1. Sulfatos

Los sulfatos son agentes de limpieza que favorecen la creación de espuma. Pueden resultar demasiado ásperos para algunos tipos de piel y cabello seco y provocan sarpullidos y manchas. Pruebe productos sin sulfato.

  1. Tintes

Si tiene la piel sensible quizá necesite decírselo a su peluquero antes de reservar hora para el próximo tinte. La p-fenilendiamina (PPD) es un ingrediente habitual en los tintes de peluquería permanentes que puede provocar una reacción alérgica. El resultado es un sarpullido en la línea del pelo, en la nuca y alrededor de las orejas.

  1. Exfoliantes fuertes

Sí, puede usar productos exfoliantes si tiene la piel sensible, pero aquí lo esencial es la moderación. Es importante evitar el uso de productos que sean demasiado fuertes. Si prefiere usar un producto con ácido glicólico o salicílico, empiece con un porcentaje bajo y vaya subiendo gradualmente. También hay un montón de recetas caseras en Internet a base de avena y miel que funcionan de maravilla en pieles sensibles.

Si bien esta lista es un buen punto de partida, no se salte nunca la prueba del parche cuando incorpore un producto nuevo a su rutina. Quizá le convenga aplicar una pequeña cantidad en el cuello o en la muñeca. Después, espere 24 horas para ver si hay alguna reacción. Si no aparece ninguna irritación o picazón se puede usar en la cara o en el cuerpo.